historiasvirtuales.com
Índice Documentos Bibliografía Links Email
Historias de Entre Rios
 Libro I Intro Cap 1 Cap 2 Cap 3 Cap 4 Cap 5 Cap 6 Cap 7 Cap 8 Cap 9 Cap 10 Cap 11 Cap 12 Cap 13 Cap 14 Cap 15
 Libro II Intro Cap 1 Cap 2 Cap 3 Cap 4 Cap 5 Cap 6 Cap 7 Cap 8 Cap 9 Cap 10 Cap 11 Cap 12 Cap 13 Cap 14 Cap 15
 Libro III Intro Cap 1 Cap 2 Cap 3 Cap 4 Cap 5 Cap 6 Cap 7 Cap 8 Cap 9 Cap 10 Cap 11 Cap 12 Cap 13 Cap 14 Cap 15

  Libro III
Capítulo 15
El Tercer Milenio

 

En 1970 el porcentaje de argentinos viviendo debajo del nivel de pobreza era del 5 %. En 1980 subió al 12 %. En 1998 llegó al 30% y en el 2002 ya era el 51%. En tres décadas y media, la cantidad de personas pobres aumentó de dos millones a veinte, de las cuales 10 millones son tan miserables que pasan hambre.

En un período de 35 años se destruyó a un país que no tuvo guerra, ni invasiones, ni grandes catástrofes naturales. En tan poco tiempo y sin motivo aparente, empobreció una Argentina con enormes riqueza naturales, sin problemas raciales ni religiosos, sin analfabetismo y con una enorme clase media.

En solamente cinco años, de 1998 a 2003, el número de fincas lecheras bajó de 30 mil a 15 mil. Un total de 300 mil familias abandonaron el campo y casi 500 pueblos quedaron abandonados.

Entre 1969 y 1990 desaparecieron 100.000 industrias pequeñas y medianas. Hasta el año 2002 se sumaron otras 160.000 empresas que cerraron sus puertas. Durante ese tiempo se abandonó y colapsó todo el sistema ferroviario.

Miles de científicos, intelectuales y toda clase de profesionales universitarios emigraron junto con millones de argentinos, principalmente a Europa y Estados Unidos. Son usuales en el resto del mundo, toda clase de emigraciones masivas de gente que pasa hambre. En Argentina fue al revés, los pobres se quedaron y emigró la gente más calificada.

Muchos países han destruído su medio ambiente por ser demasiado productivos al desarrollarse industrialmente. Es el precio que deben pagar para transformarse en países ricos. En Argentina es al revés, se está destruyendo el medio ambiente para retroceder a la pobreza.

El cultivo de soja en Argentina subió de 9,500 hectáreas a principios de la década de los setenta a 14 millones de hectáreas en el 2005. Donde antes se producían muchos productos, ahora se impuso el monocultivo.

Argentina es uno de los cinco países del mundo que permite sembrar a gran escala soja con semillas genéticamente modificadas. En 14 países se pueden sembrar con restricciones. El el resto del mundo está absolutamente prohibido.

El 95% de la producción de soja argentina proviene de semillas genéticamente modificadas, que no es apta para el consumo humano. Como casi nadie la quiere sembrar es escasa, por lo tanto muy fácil venderla en el mercado internacional como alimento para animales.

Más del 99% de la soya argentina se exporta como forraje a los mercados de Asia y Europa. En 1970 Argentina exportaba carne a esos mercados, ahora exporta materia prima para que ellos produzcan su propia carne.

La siembra “directa” (sin arar la tierra) se hace utilizando herbicidas que además matan todos los insectos, aves y animales originales de los campos. Las enormes extensiones de este cultivo, sin lugar a dudas, están produciendo la desertización de la fértil pampa argentina, que hasta hace poco le permtía ser “el granero del mundo”.

Al dejar la producción de carne, cereales, verduras y otros productos tradicionales en el campo, Argentina se convirtió en un país importador de alimentos.

Continúa...

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

[Capítulo 14]  


(1) 

 Pie de página [Volver al Texto]

(2) 

 

(3) 

 

(4) 

 

(5) 

 

(6) 

 

(7) 

 

(8) 

 

(9) 

 

(10) 

 

(11) 

 

(12) 

 

(13) 

 

(14) 

 

(15) 

 

(16)